UN DESIERTO MAS
03/06/2020 15:55 en Prédicas

Escrituras centrales Éxodo 3:1-3

Llamamiento de Moisés
1Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios. 2Y se le apareció el Ángel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. 3Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema.

 

Introducción

Desierto:

  • Lugar inhóspito, despoblado, arenoso o pedregoso que carece de vegetación debido a precipitaciones con altas o muy bajas temperaturas.

§  En el mundo hay un sin número de desiertos como:

1.      El desierto de la Antártida con 13,829,430 km2

2.      El desierto del Sahara con 9,065,235 km2

 

El propósito de esta pandemia mundial tenia o tiene ese propósito maligno de eliminar a miles de seres humanos y dejar como un desierto la economía mundial. Bueno es nuestro Dios, el cual esta sanando y salvando a miles de pacientes de una manera sorprendente y milagrosa con el apoyo y la ayuda de un personal de salud en todas las naciones del mundo impresionantes, dignos de aplaudir, de agradecer y de amar.

Las sociedades del mundo y en nuestro amado país Honduras no es la excepción, hemos podido ver como muchos compatriotas y dentro de ellos mis hermanos y consiervos los pastores hemos seguido el modelo y el ejemplo de Jesús de cómo:

1. Se debe amar a la gente.

      Con todo el corazón, el alma, espíritu y cuerpo.

      Tal como Dios y Jesús nos ama como lo dice:
Juan 3:16 "
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna."

2. Se debe servir a la gente.

      Con nuestras hermosas manos abrazando, levantando y llevando la ayuda o colaboración que otros hoy necesitan y requieren de todos nosotros.

      Siguiendo el modelo de Jesús de Marcos 10:45 "Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos."

3. Se debe interceder y orar por la gente.

      Doblegando nuestras rodillas ante el trono de la gracia suplicando perdón misericordia y gracia del trino Dios Marcos 1:35. "Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba."

4. Se debe buscar a la gente.

·         Con nuestros pies para anunciar las buenas nuevas de salvación. Romanos 10:15 "¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!"

 Mateo 9:35 "Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo."

Conociendo esto hoy puedo decir que:

“No hay circunstancia difícil o imposible que el Espíritu Santo no pueda cambiar y transformar para cuidar, proteger y bendecir a sus siervos y siervas en este momento que atravesamos un desierto más”.

“No hay corazón que resista la visita o llamado de un ungido (a) de Dios que le busca para demostrar el amor de Dios y de Cristo el cual quiere salvar, sanar y liberar nuestras vidas, familias, ciudad y nación”.

Si hermanos y amigos adelante confiando en Cristo Jesús y nuestro Dios, así como ayudaron a Moisés, Pablo y a Jesús a atravesar sus desiertos, nosotros hoy recibiremos su apoyo.

Tomare el ejemplo de Moisés para ver como cruzo el su desierto y que aprendió.

I. Moisés aprendió a conocer al verdadero Dios.

Éxodo 3:14.

  • Moisés vio la diferencia entre este Dios y los dioses egipcios los cuales eran levantados y edificados con el sudor y el maltrato de miles de esclavos hebreos guiados por él.

II. Depender totalmente de Dios

  • Si un desierto es un lugar donde no hay sustento, ni agua o sombra; salir de un lugar así es casi imposible si Dios no está contigo sustentando, cuidando y protegiendo tu vida y la nuestra.

III. Moisés aprendió a escuchar la voz de Dios.

Éxodo 3:4-6.

En el desierto Moisés oyó la voz de Dios.

  • Escucho su voz porque lo estaba llamando para liberar y sacar a su pueblo de una cruenta y abominable esclavitud. (Éxodo 3:8-10).

IV. Moisés aprendió a aparecerse más a Dios.

  • Éxodo 2:11-14 vemos un Moisés parecido a los egipcios, pero Números 12:3 nos muestra a un hombre parecido más a Dios.

V. Aprendió a diferenciar en tener una relación con Dios y el tener una misión para Dios.

  • Moisés experimento el ir y el venir ante faraón.
  • Pero cuanto más arreciaba la maldad de Faraón ante el pueblo de Dios, Moisés se refugiaba en la presencia de Dios y así fue a lo largo de la travesía del desierto, pero Dios dijo a Moisés estas poderosas palabras:

“Moisés mi presencia ira contigo y te daré descanso”.

§  Cuando llegan tiempos como estos de muerte y enfermedad, hambruna, miseria o pobreza, amenazas, rechazos o abandonos nuestra relación con Dios se torna indispensable y crucial para atravesar un desierto más.

 

 Conclusión

Moisés experimento tres cuarentenas en su vida:

§  A. La cuarentena en Egipto.

40 años viviendo en Egipto cerca de Faraón, pero viviendo muy lejos de Dios.

§  B. La cuarentena en el desierto.

40 años viviendo muy cerca de su Dios y siendo preparado, cambiado y transformado por su señor, alejado totalmente de Egipto y su mundo pecador y perverso.

§  C. La cuarentena en el pueblo de Dios

40 años Moisés sirvió al pueblo hebreo, el pueblo escogido por Dios.

Moisés pudo hacer esta labor porque había conocido y atravesado ya su desierto, hoy guía a su pueblo.

 

-POR EL PASTOR OSAEL SAN MARTÍN

COMENTARIOS
PUBLICIDAD